GUSTAVO COCHET

(Rosario, 6/5/1894 – Funes, 27/7/1979)

Pintor y grabador. Comenzó su formación artística en Rosario en 1912 con César Caggiano. Tempranamente se vinculó con artistas ligados al impresionismo y posimpresionismo residentes en Buenos Aires e imbuidos del ideario anarquista, como Valentín Thibón de Libian y Walter de Navazio.

En 1915 emprendió su primer viaje a Barcelona y dos años más tarde, ya trabajaba como restaurador en el taller de José Dalmau. En la galería de este promotor de la vanguardia española de comienzos del siglo XX, Gustavo Cochet realizó su primera exposición individual en 1919.

En 1920 decidió trasladarse a París, capital artística europea, para completar su formación.

Allí estudió la obra de los impresionistas y entabló amistad con Joaquín Torres García.

Tras una estadía de seis meses en Argentina, trabajó en la decoración de pabellones para la Exposición Universal de 1929.

En 1931, regresó a Rosario con su esposa y sus hijos pero no encontró en su ciudad natal una recepción favorable al tipo de obra en la que estaba trabajando. Por esta razón, tres años más tarde volvió a partir hacia Barcelona. Estando aún en nuestra ciudad, en 1932 la editorial de Federico Luft publicó la primera edición de Diario de un pintor, un compendio de textos breves reunidos en su diario personal.

Ferviente republicano, participó en la Guerra Civil Española. En 1939 se exilió en Francia y fue repatriado a la Argentina, donde residió en forma definitiva.

Entre 1941 y 1946 vivió en la ciudad de Santa Fe, donde dio clases de pintura en la nueva Escuela de Artes Plásticas de la provincia. En 1943 la editorial Poseidón publicó su manual El grabado, historia y técnica y en 1945 un libro sobre Honoré Daumier. También escribió Entre el llano y la sierra, un relato autobiográfico editado por Castellví de Santa Fe en 1947. Ese mismo año, renunció a su cátedra docente y decidió dedicarse tiempo completo a la pintura.

Desde entonces, vivió primero en Rosario y posteriormente en Funes.

En 1948 fue nombrado profesor adjunto de Ornato y Figura, en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional del Litoral y en 1953, titular de la misma cátedra hasta el golpe de Estado de 1955. Desde ese año y hasta 1963, dio clases en la Escuela Municipal de Bellas Artes de Pergamino.

En 1968 el Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino” organizó una muestra retrospectiva de su obra. En 1972 recibió un diploma como Profesor Honorario de la Universidad Nacional de Rosario, en reconocimiento por su meritoria labor artística y docente.